Museo de los Warren: la aterradora “Meca” del ocultismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Para visitar el Museo de los Warren tienes que cumplir con una norma de vida o muerte: “la única regla para recorrerlo es no tocar absolutamente nada, pues hay piezas que todavía siguen guardando energías muy negativas, a pesar de haber sido exorcizadas” (Lorraine Warren). Este templo de lo paranormal se encuentra en Connecticut, pero será trasladado a una nueva ubicación. Por el momento, puedes contratar un tour virtual, pero, ¿sabes qué hay en este peculiar y macabro museo?

Así es el Museo de los Warren

Aunque ambos han muerto, Ed y Lorraine Warren son considerados unos de los más importantes investigadores paranormales. De hecho, Ed fue el único demonólogo reconocido por la iglesia, mientras que Lorraine era una reputada clarividente. Su fama fue tal en la década de los 60 que la mismísima iglesia les encargó la investigación de numerosos casos de posesión demoniaca.

Ed y Lorraine Warren participaron en numerosos casos de posesión demoniaca

Si nunca has sido un fan del ocultismo es posible que no conocieras nada de Ed y Lorraine hasta 2013. Entonces las noticias de la existencia de ellos nos llegaron gracias a James Wan y su aclamada película Expediente Warren: The Conjuring. Para muchos es una película nefasta; para otros tantos, es una de las más terroríficas (estamos de acuerdo). Después del éxito de esta primera entrega se expandió el “Warrenverso” y así pudimos ver más películas conectadas entre ellas y con los Warren involucrados de una u otra manera.

La advertencia de “basada en hechos reales” que vemos en cada película no es una mentira. No nació de la mente de James Wan sino que, de verdad, esos sucesos ocurrieron. O eso decían los Warren. Así, no solo conocimos a Ed y Lorraine: también pudimos enterarnos de la existencia de la terrorífica Annabelle. Curiosamente, en algunas de estas películas entramos al sótano de la casa del matrimonio. Allí está el Museo de los Warren.

¡No te atrevas a tocar nada!

La advertencia de Lorraine para acceder al museo es clara: prohibido tocar nada. Esto no es como ir al Prado donde tampoco puedes tocar nada ni echar fotografías. En el Prado posiblemente te lleves una buena reprimenda, pero es que en el Museo de los Warren es posible que no te vuelvas solo a casa. Pero vayamos por partes.

El Museo de los Warren se ha ido formando a lo largo de las décadas de actividad del matrimonio. Los Warren consagraron su vida a la investigación de fenómenos paranormales, intentando llevar paz a las familias afectadas por la presencia de entidades de otro mundo.

Breve cronología de los casos de los Warren

Ed y Lorraine fundaron el museo en 1952. Desde su fundación y durante su carrera, los Warren coleccionaron numerosos artefactos y reliquias que estaban ligadas a todo tipo de presencias demoniacas. Sin embargo, una de las más destacadas habitantes del Museo de los Warren es Annabelle. En 1968, a una estudiante de enfermería le regalaron una muñeca Raggedy Doll (muy popular en Estados Unidos), pero la muñeca no era una muñeca al uso: hacía cosas extrañas.

Así descubrieron que la muñeca en realidad estaba poseída por el espíritu de una chica: Annabelle. La dueña de la muñeca y su compañera de piso intentaron complacer a Annabelle, pero las cosas se fueron de las manos. Ahí es cuando aparecieron los Warren que invocaron al demonio que poseía a la muñeca y terminaron por llevarse al “juguete”. ¿Qué hicieron por seguridad? Encerrarla en una caja de cristal en el sótano de su casa.

En 1971 tocó turno a la familia Perron (su historia inspiró a la primera película del Warrenverso). Su casa estaba poseída por el espíritu de una malvada bruja del siglo 19. Tres años más tarde, los Warren acudieron al llamado de Amityville, uno de los casos de asesinato más populares y macabros de la historia.

Si no conoces muy bien el caso, te contamos que Ronald DeFeo Jr (23 años) asesinó a toda su familia (sus padres y cuatro hermanos menores) mientras dormían porque una voz le había pedido que lo hiciera. Un año después, los Lutz se mudaron a la misma casa y tuvieron que salir huyendo 28 días después. Ed y Lorraine investigaron los sucesos y descubrieron cosas aterradoras.

En el museo de los Warren se encuentra Annabelle

Pero, ¿por qué llevarse un souvenir de las escenas de casos tan escalofriantes? Pues porque, según los Warren, esos objetos que estuvieron en contacto con presencias demoniacas, representan una conexión muy poderosa entre el mundo de los vivos y el de los espíritus. Así que, ya sabes por qué no debes de tocar nada cuando vayas al Museo de los Warren. Según Lorraine Warren, cuando tocas algo, tu aura humana se une con la de ese objeto que has tocado.

Qué ver en el Museo de los Warren

Continuando con las advertencias, este museo no puedes visitarlo cuando comienza a oscurecer, pues se cree que es uno de los lugares con mayor presencias demoniacas en el mundo. Además de ver a Annabelle, en el Museo de los Warren puedes ver al muñeco Shadow. Según los dueños de este muñeco, cuando lo tenían cerca para dormir, experimentaban las más terribles pesadillas. ¡Dicen que incluso puedes sufrir un infarto en sueños por culpa de él!

En este museo del ocultismo también hay fragmentos de la tumba de Bathsheba Sherman, la bruja que asedió a la familia Perron y que se colgó de un árbol después de maldecir la propiedad. También hay un piano que se toca solo, la figura de un ídolo satánico para hacer invocaciones, máscaras utilizadas en rituales satánicos, piedras encantadas, crucifijos, fotografías y un largo etcétera de cosas que, a simple vista, parecerían inofensivas.

Aquí también podrás ver el espejo de la Plantación Myrtles, uno de los lugares embrujados más famosos de Estados Unidos. Este espejo alberga múltiples espíritus, y es que la plantación era un cementerio indio. Eso explicaría las manifestaciones paranormales. El museo también alberga el vestido de Anna Baker, que esconde una trágica historia de amor. Para más inri, el vestido se movería solo tratando de encontrar a alguien que se lo pruebe.

Aunque Ed y Lorraine ya han muerto, el museo sigue abierto al público. Está dirigido por el yerno de los Warren (sí, tuvieron una hija, Judy), Tony. Él se encarga de atender a los visitantes que se acercan hasta Connecticut para visitar el escalofriante museo. Eso sí, ahora mismo el museo se encuentra cerrado al público pues será trasladado a una nueva ubicación. Pero no te preocupes: si sientes mucha curiosidad por el Museo de los Warren y la infinidad de artilugios paranormales que guarda en su interior, te contamos que puedes ponerte en contacto con el museo para solicitar un tour virtual que ronda los 5€.

Por supuesto, no puedes dejar de ver un breve recorrido de la mano del mismísimo Ed Warren (fallecido en 2006). ¡Qué mejor que recibir información de quien se encargó de recolectar todos estos objetos!

Lo último de los Warren (en Hollywood)

Ya que no puedes visitar el museo ahora mismo, ¿por qué no aprovechar para repasar las películas que se basan en los casos de los investigadores paranormales más famosos de todos los tiempos? Coincidiendo, por cierto, con el estreno de The Conjuring 3 el próximo 4 de junio. En esta nueva entrega, Expediente Warren: obligado por el demonio, el espectador conocerá el caso de Arne Cheyenne Johnson, un joven condenado a 20 años de prisión por homicidio en primer grado porque afirmaba que el diablo le había obligado a hacerlo.

Por supuesto, Ed y Lorraine Warren participaron en la investigación de este caso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario